Inicio » Reviews de figuras » Análisis de «The Quiet Wrath Of Son Goku» de Tsume: Goku y Nappa siguen dando de qué hablar

analisis-goku-nappa-tsume-portada-mejoresfiguras

Análisis de «The Quiet Wrath Of Son Goku» de Tsume: Goku y Nappa siguen dando de qué hablar

FacebookTwitterWhatsAppEmailShare

Hoy tenemos con nosotros no solo una gran estatua de resina, estamos ante lo que para muchos es uno de los grandes «griales» del coleccionismo de Dragon Ball. Un diorama que representa con todo lujo de detalles una de las escenas más recordadas de esta serie. Os presentamos «The Quiet Wrath of Son Goku» o comúnmente denominada «Goku vs Nappa» de Tsume.

Han pasado ya un par de añitos desde que se lanzó al mercado pero para nosotros sigue siendo una de las mejores figuras de Dragon Ball.

Referencias al Anime / Manga

Esta obra de arte toma el título directamente del capítulo 30 del Manga de Dragon Ball Z (o 224 de toda la saga Dragon Ball). El diorama representa cómo Son Goku, que ha sido entrenado en el más allá por Kaioh-Sama (Kaito), doblega con una facilidad asombrosa a Nappa, compañero del poderoso príncipe de los Saiyans Vegeta.

En esta escena, Son Goku demuestra su aumento de poder respecto al combate con Raditz y prepara el terreno para una épica batalla contra Vegeta, lo que marcaría el inicio de la eterna rivalidad entre estos dos Saiyans.

La caja

Hemos disfrutado con el unboxing de esta figura. La caja está personalizada con ilustraciones en la parte frontal y posterior. Junto a las ilustraciones de la parte posterior, podemos ver una descripción de la estatua, las dimensiones de la misma y parte del personal involucrado en su fabricación.

Materiales: Resina y elementos en PVC
Escala: 1/6
Dimensiones (fondo x ancho x alto): 32 x 37 x 44 cm
Peso aproximado: 6 kg
Escultor: Pierre-Marie Albert
Pintores: Guillaume Hemery, Mickaël Gros y Eric Jolivalt
Supervisor artístico: Cyril Marchiol

Se incluye también el correspondiente certificado de autenticidad donde se indica el nº de unidad de las 4.000 fabricadas y una ilustración que se podría decir que es la tomada como base para realizar la escultura.

Composición y dimensiones

El diorama se compone de varias piezas. Por un lado, tenemos la base que trae como pieza adicional el logotipo de Dragon Ball Z el cual viene imantado y tiene su hueco prefijado en el cual se adhiere perfectamente gracias a los imanes.

Seguimos desenvolviendo el paquete y tenemos a Goku en una pieza «casi» completa, a falta solo de su mano izquierda; en lugar de ella hay una barra metálica que servirá de fijación para anclar el resto de la escultura.

Finalmente, nos encontramos la mole de Nappa, el cual ocupa y pesa casi el triple que Son Goku. Podemos observar en la zona lumbar la mano que le faltaba a Goku con el orificio para poder insertar la barra que comentábamos antes.

Las manos de Napa vienen por separado, como si de otros personajes se tratara. Van imantadas y sólo basta con acercarlas para que queden perfectamente colocadas en sus respectivos brazos.

El diorama, por tanto, está compuesto por siete piezas en total: Goku, Nappa, las manos de Nappa, la base y el logotipo (2 piezas). Todas encajan a la perfección entre sí y no tiene ninguna complicación de montaje. Únicamente hay que tener algo de cuidado de no rozarlas con nada -ni entre sí- para no dañar la pintura.

Esculpido y detalles

Estamos ante una estatua que no escatima en detalles a la hora representar cualquier elemento. La ropa de Son Goku tiene una textura de tela muy conseguida, incluyendo también los pliegues del cinturón y el bonito relieve del kanji “Kame” en el pecho y la espalda.

Las botas, salvo los cordones, son de textura lisa pero con sus pliegues correspondientes. La franja amarilla está en relieve.

Los músculos de Son Goku contienen cantidad de líneas y están muy marcados, dando una apariencia muy realista. Eso sí, ausentes de señales de batalla y con acierto ya que Goku está intacto, no tiene ningún rasguño, justo al contrario de lo que le pasa a su enemigo.

… el esculpido del rostro de Son Goku es sin lugar a dudas espectacular…

Ahora llegamos a la parte polémica: el rostro de Goku. Para valorarlo vamos a diferenciar entre fidelidad al personaje y fidelidad a la escena concreta del Manga. Hay opiniones muy dispares -totalmente contrarias, podríamos decir- y todas ellas tienen algo de razón.

Pensamos que el rostro de Goku es perfectamente identificable. El problema viene cuando lo comparamos con el momento del Manga que se quiere plasmar. En este caso, es evidente que no coinciden ni el gesto ni el estilo de dibujo.

Pero si dejamos eso a un lado, el esculpido del rostro de Son Goku es sin lugar a dudas espectacular, tiene todo lo que tiene que tener el rostro de Goku y no solo eso, todo está en su sitio y está bien ejecutado.

Llegamos al momento de valorar el que, para nosotros, es el gran protagonista de este diorama: Nappa. Sin este personaje esta obra no tendría el valor que tiene. La forzada postura de esta «gigantesca masa de músculos con patas» es tan reconocible que no hace más que trasladarnos directamente al Manga y podríamos incluso decir que lo supera en sensaciones.

La postura está muy mejorada respecto a lo visto en el Manga. Nappa está retorciéndose de dolor con los brazos y piernas algo más recogidos que en las páginas del Manga y la tensión de las manos expresan también ese sufrimiento.

… los múltiples detalles dotan a esta obra de un realismo muy palpable.

Todo en Nappa tiene un nivel de detalle abrumador. Los guantes y botas tienen una textura de cuero muy conseguida. Todo su cuerpo está plagado de venas muy gruesas que junto con sus enormes músculos pareciera que estamos viendo a un culturista de élite. Es impresionante el mimo con el que han trabajado todos y cada uno de estos músculos.

El rostro desencajado con la boca abierta expresa a la perfección la tesitura en la que se encuentra el personaje. Es incluso «más Nappa» que en el papel. Todo está tan perfectamente colocado que no vemos nada fuera de su lugar. El personaje es tan grande que tiene detalles por todos lados, incluso en la palma de las manos vemos numerosos pliegues. Dentro de lo inverosímil que es la representación que estamos viendo, los múltiples detalles dotan a esta obra de un realismo muy palpable.

analisis-goku-nappa-tsume-mejoresfiguras

En lo que respecta a la base, ésta representa ese terreno árido en el cual tiene lugar la lucha. Cumple con su cometido, pero pensamos que es algo simple. Quizás demasiado para lo elaboradas que están las figuras. Echamos de menos algún elemento de la batalla; un personaje o quizás y para no hacer el diorama más grande con esto último citado, simplemente alguna roca más alta que otra, algo más de verticalidad en el terreno, ese «algo» que la hubiera hecho resaltar.

Pintura y sombreado

Si en algo nos tenemos que quitar el sombrero sin lugar a dudas es en el acabado de esta figura.

Se aprecia de lejos la calidad de las pinturas usadas.

Podríamos terminar así este apartado del análisis porque realmente no tenemos nada que debatir aquí. Aun así, estamos ansiosos de contarte el porqué.

Se aprecia de lejos la calidad de las pinturas usadas. Todos los tonos son muy vivos y los colores muy bien escogidos. Las sombras realizadas en el traje de Goku son espectaculares, los músculos de ambos personajes están perfectamente marcados y los tonos de piel escogidos -con un Goku más pálido y Nappa algo más oscuro- quedan realmente bien.

Especial mención al cuerpo de Nappa, que como ya hemos dicho anteriormente, está lleno de venas y os decimos que gran parte de lo bien que quedan estas es por el acabado que tienen dándose un tono verdoso muy leve que dota de gran realismo a la carne y músculos.

Como debe ser, este enorme guerrero no está exento de arañazos y sangre en el cuerpo y la cara. También hemos de decir que todos los delineados y límites entre distintas pinturas están realizados con mano de cirujano y por más que buscamos no encontramos ese fallo que se nos escapa como si de Houdini se tratara.

El logotipo y la base idem de lo mismo, un acabado impoluto. Nada negativo que resaltar en este aspecto.

Opinión Personal

Como ya dijimos al principio de la review estamos ante lo que se denomina un «grial» del sector y no podemos sino reafirmar lo dicho.

… lo que no se puede negar es el grado de detalle, la irrefutable calidad de materiales usados y el buen gusto de este estudio.

Todo en esta figura está cuidado al detalle, puede gustarte más o menos la libertad creativa para con las poses y rostros de los personajes pero lo que no se puede negar es el grado de detalle, la irrefutable calidad de materiales usados y el buen gusto de este estudio. Además, es de los pocos que tienen licencia para realizar este tipo de estatuas de resina.

Como broche final, hemos de dar las gracias a Tsume por regalarnos la oportunidad de poder revivir esta escena de nuestra serie favorita con la que es, sin duda, una de las resinas más codiciadas.

Acuérdate de comentarnos qué te ha parecido esta review. Es muy importante para nosotros conocer vuestra opinión y saber si nos hemos dejado algo en el tintero. Ah, y si tienes interés en que analicemos alguna figura de Dragon Ball en especial, puedes pedírnoslo pulsando el botón «¡Quiero una REVIEW!». Haremos lo posible por conseguir aquellas figuras más solicitadas por vosotros.

También te puede interesar:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.